¿Cuál es la relación de la Hermandad con San Juan de Ávila?

¿Cuál es la relación de la Hermandad con San Juan de Ávila?

El Beato Manuel Domingo y Sol se inspiró mucho en él a la hora de fundar la Hermandad.

La Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos siempre se ha sentido muy unida a San Juan de Ávila. ¿Pero por qué razón? Con ocasión del Año Jubilar en su honor que acaba de abrirse, la Hermandad relee con gozo agradecido esta parte de su historia.

Desde sus raíces fundacionales hasta nuestros días, la historia y la espiritualidad de nuestra fraternidad han estado entrelazadas a la vida y estilo pastoral de San Juan de Ávila. Así el Beato Manuel Domingo y Sol se inspiró mucho en él a la hora de fundar la Hermandad. Mosén Sol apreciaba del Maestro Ávila su interés por la santificación y la formación del clero. También sabía que entorno a él se fueron creando grupos de discípulos sacerdotes para vivir su mismo estilo sacerdotal. Sin embargo, estos grupos sacerdotales no perduraron en el tiempo.

Cuadro con la imagen de San Juan de Ávila y la reliquia en el Pontificio Colegio Español de Roma / Artista: María José Ruiz.

Don Manuel quería fundar una institución de sacerdotes: “una unión sacerdotal para trabajar mancomunados en los intereses de la gloria de Dios”. Y así decía: “Es la vida en que se ejercitó el gran parte el V. Juan de Ávila y el cual, temeroso de aquel aislamiento en su apostolado, empieza a rumiar la idea de una unión sacerdotal que pudiera regar… y cultivar los campos que él plantaba”. Don Manuel busca lo mismo, una fraternidad sacerdotal que impida que los sacerdotes estén solos y que favorezca un apostolado en el que unos plantan y otros riegan, dando continuidad a las obras. Recordemos que la beatificación del Juan de Ávila tuvo lugar en 1894, once años después de la fundación de la Hermandad.

A la intercesión del Maestro Ávila la Hermandad confió la formación de sus seminaristas. Desde 1924 cuando se inauguró la Casa de Probación en Tortosa hasta tiempos recientes, la casa de formación para los candidatos a la Hermandad se llamó siempre “Aspirantado Maestro Ávila”. También conservó este nombre el Colegio de Salamanca y el Instituto Vocacional Maestro Ávila (IVMA) fundado en 1966.

La aportación de los operarios al conocimiento de San Juan de Ávila.

Han sido varios los sacerdotes operarios que se han dedicado a estudiar y dar a conocer los escritos y la figura de San Juan de Ávila. Cabe destacar en primer lugar la gran labor de Luis Sala Balust  para la edición de sus Obras completas que publicó la BAC en 1952. Con motivo de la canonización del Maestro Juan de Ávila en 1970, el también operario Francisco Martín Hernandez, recientemente fallecido, realizó una revisión de estas obras completas añadiendo la primera biografía crítica escrita conjuntamente con Sala Balust.

Además, José María Piñero fue Postulador de la Causa de Canonización y Lope Rubio Parrado fue durante cinco años Postulador de la Causa para su proclamación como Doctor de la Iglesia, que aconteció el 7 de octubre de 2012 por Benedicto XVI.

Merece la pena dar a conocer otras publicaciones sobre el Maestro Ávila en la que han participado algunos operarios. El último libro publicado sobre él por Francisco Martín fue “El santo maestro y doctor Juan de Ávila” (Edicep 2012). Lope Rubio y Luis Rubio prepararon “San Juan de Ávila, maestro y doctor” (Sígueme 2012). También Lope Rubio colaboró con Juan Esquerda en la edición italiana de “San Giovanni D’Ávila. Maestro di evangelizzatori” (San Paolo 2010).

No se puede terminar este apartado sobre las investigaciones y publicaciones sin hacer referencia a la Tesis doctoral del operario Jesús Pulido Arriero defendida en 2015 sobre “La Meditación de la Pasión en San Juan de Ávila” para conocer más de este santo y su relación con nuestra Hermandad.

Si te ha gustado.. ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter