Corazón de Jesús, origen y fundamento de la fraternidad sacerdotal en la Hermandad

Corazón de Jesús, origen y fundamento de la fraternidad sacerdotal en la Hermandad

El Beato Manuel Domingo y Sol mostró siempre su deseo de promover la fraternidad sacerdotal, una experiencia sustentada en el Corazón de Jesús.

No deja de ser curioso que el Beato Manuel Domingo y Sol nos haya dejado diversas definiciones de la Hermandad. Aparecen sobre todo en sus charlas a los operarios. Son definiciones espontáneas que expresan sobre todo un deseo. La definición más oficial será la que quede plasmada en las Constituciones.

Sin embargo, en todas estas variantes hay un elemento que las unifica, un común denominador. Don Manuel siempre habla de la Hermandad como de una unión de sacerdotes seculares. Este es su deseo. Y ésta es la naturaleza de la Hermandad, el núcleo en torno al cual giran todos los demás elementos que la definen. Los operarios se unen para caminar más fácilmente hacia su propia santificación y para multiplicar los intereses de Jesús.

Esta unión es la forma para vivir la fraternidad sacerdotal. Efectivamente Mosén Sol se refiere alguna vez a su Obra como una “santa fraternidad”.

Pero ¿dónde encuentra el fundador el origen de la Hermandad? Él lo ha tenido siempre claro: “Nuestra Obra ha brotado del Corazón de Jesús sacramentado, del Corazón de Jesús sacramentado, silencioso, olvidado, desconocido, ultrajado, no sólo es uno de los objetos primordiales de la Obra y el fomento de este amor está consagrado a los Operarios y a ello se consagran éstos para darlo a conocer en todas las almas y por todos los medios que su celo les sugiera y la Hermandad les designe, como dicen las Reglas”.

Por ello le gustaba iniciar sus alocuciones a los operarios con la expresión latina: Cor Jesu congregavit nos in unum. Y añadía: “El Corazón de Jesús nos ha congregado a todos nosotros, en esta santa y fraternal reunión, in unum: a un mismo objeto especial de su gloria, in unum, para ofrecerles unos mismos pensamientos, unos mismos afectos, un mismo sacrificio de nuestros corazones”.

La Hermandad brotó del Corazón de Jesús sacramentado porque Mosén Sol tuvo la inspiración de su fundación cuando daba gracias después de haber celebrado la Eucaristía. La Hermandad y la fraternidad sacerdotal que la constituye es un don del Corazón de Jesús. Pero al mismo tiempo ese don se convierte en tarea. El mismo Corazón de Jesús congrega a los operarios, como el pastor a sus ovejas. Les reúne para vivan y trabajen in unum. De este modo el Corazón de Jesús es origen y fundamento de la fraternidad sacerdotal en la Hermandad.

Carlos Comendador
Postulador general de la Hermandad

Si te ha gustado.. ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter